Número Áureo

 

La Divina Proporción y sus características

 
 

Pitagoras y su escuela

La naturaleza presenta con sospechosa frecuencia la forma relacionada con los pentágonos. ¿Estos fenómenos estarán relacionados con el número de oro? Para responder a esta pregunta tenemos que remontarnos a un símbolo que utilizaba la escuela pitagórica, Pitágoras y su escuela.

Pitágoras de Samos fue un filósofo y matemático griego, famoso sobre todo por el Teorema de Pitágoras, aunque también estudió y clasificó los números. Pitágoras afirmaba que “todo es matemáticas”, y viajó a Mesopotamia y Egipto para estudiarlas. De él se creía que oía voces sobrenaturales, podía encantar a los animales y obrar milagro. Entre la jerga de filósofos se llegó a especular con su estado mental hasta el punto de ser considerado un loco.
Todas estas especulaciones se dieron a cabo tras descubrir que la escuela de los Pitagóricos constituían una sociedad secreta de carácter religioso-filosófico y sus adeptos de identificaban entre sí utilizando este símbolo, este símbolo se llama pentagrama o pentágono estrellado.
Los pitagóricos consideraban que los números constituyen la esencia y el principio de todas las cosas. La escuela también afirmaba que la estructura del universo era aritmética y geométrica. El sistema que desarrollaron les ayudó a entender la relación entre la naturaleza humana y divina e implicaba para ellos la existencia de algún código secreto (el extraño parentesco de todos los seres vivos). Las certezas que buscaban los pitagóricos eran las verdades universales del conocimiento de uno mismo y sus investigaciones giraban en torno a encontrar una manera de aplicar estas verdades al mundo real. La filosofía pitagórica se basaba en un intento de describir la armonía subyacente a la existencia y la naturaleza del universo perfecto mediante números.

En el pentagrama aparecen cuatro segmentos de distintas longitudes, todos estos segmentos están relacionados entre sí mediante el número de oro. De esta manera el cociente entre el primero y el segundo es exactamente la razón áurea. Pero el cociente entre el segundo y el tercero también es la razón áurea y así sucesivamente.

La estrella pentagonal o pentágono estrellado era, según la tradición, el símbolo de los seguidores de Pitágoras. Los pitagóricos pensaban que el mundo estaba configurado según un orden numérico, donde sólo tenían cabida los números fraccionarios
 
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one